Los pequeños inversores ahora pueden operar en criptomonedas en el exchange BLOX, que se convirtió en la primera plataforma en entrar en funcionamiento desde que el país implementó la quinta directiva contra el blanqueo de capitales de la Unión Europea (AMLD5).

En octubre, otro exchange también fue noticia por recibir esta misma aprobación, solo que en ese caso la plataforma se centraba en inversores más grandes, que operan arriba de los 2.5 bitcoins.

Estas noticias son muy positivas para el ecosistema cripto, ya que permiten que de a poco se pueda regularizar la compra y venta de criptomonedas en todo el mundo.

Holanda registró su primer exchange regulado