Volver al inicio
Cómo funciona una blockchain

Para entender cómo funcionan las blockchains es necesario tener en cuenta los conceptos clave: funciones de hash, marca de tiempo y criptografía asimétrica.

Las funciones de hash son un tipo de algoritmo que permite crear un número identificador a partir de una porción de información. El cambio más mínimo en esa porción hará que el número identificador también mute. Este método sirve para corroborar la integridad de un conjunto de datos.

La marca de tiempo o timestamp es una señal informática que permite establecer cuándo sucedió cierto evento. Algo de vital importancia para saber el momento en que ocurre una transacción de bitcoins, por ejemplo.

La criptografía asimétrica es un sistema que permite transferir criptomonedas (o cualquier tipo de información) de forma encriptada en la web, mediante la creación de dos tipos de claves: públicas y privadas. Las públicas funcionan como una dirección de correo a la que cualquiera puede mandar criptomonedas; en cambio, las privadas sólo las conoce el dueño de ese buzón, el único que puede enviar criptomonedas desde allí.

Cómo funcionan las blockchains
La estructura de la blockchain incorpora elementos que permiten corroborar, identificar y proteger los datos procesados.

Funcionamiento de las blockchains

Una cadena de bloques es, en definitiva, un sistema que contiene, valida y sella con una marca de tiempo transacciones de determinada criptomoneda. Cada bloque puede albergar una cantidad de transacciones, además del hash del bloque anterior y un "nonce". Estos bloques se validan en un proceso conocido como minado (que explicaremos en el capítulo siguiente) y luego se agrega a la cadena.

Como la blockchain es un registro distribuido, una vez que el bloque es minado, todas las copias son actualizadas, agregando el último bloque a la cadena. Así, las transacciones incluidas en el bloque se incorporan a la blockchain y quedan marcadas con una timestamp. Si alguien intenta enviar dos veces la misma cantidad de criptomonedas a dos direcciones distintas, sólo será válida la que se corrobore primero, y las demás quedarán invalidadas.

De esta forma, la blockchain genera un registro único de todas las transacciones válidas de determinada red, en las cuales los nodos están completamente de acuerdo. Se genera, por lo tanto, un consenso que toda la red comparte.

Si bien las cadenas de bloques surgieron como un sistema específico para validar transacciones de valor (Bitcoin fue la primera implementación de blockchain), este modelo se puede usar para almacenar y validar cualquier tipo de información, o ante cualquier caso en el que se necesite crear registros que todos los nodos de la red puedan aceptar como válidos.

reward 0%