Volver al inicio
Transparencia

La mayoría de las blockchains son públicas, lo cual implica que sus datos también lo son y por lo tanto están disponibles para que cualquier usuario los pueda revisar.

Tal como vimos en los respectivos capítulos de otras guías, la información de las cadenas de bloques de diferentes criptomonedas se puede navegar de forma muy simple en páginas como blockchain.com/explorer (para Bitcoin) o etherscan.io (para Ethereum).

Estos sitios proveen información que va desde el poder de hash de determinada red, a los identificadores de cada transacción realizada, pasando por el número de operaciones aprobadas.

Transparencia de la tecnología blockchain
Mientras que en cripto la mayoría de las blockchains son públicas, esa tecnología también llegó al sector privado.

En el caso de las cadenas de bloques privadas, mucha de esa información no está disponible. Aunque también hay cadenas de bloques privadas pero cuya información es pública, como el caso de XRP.

Las cadenas de bloques privadas se diferencian de forma radical con las públicas en que para participar de ellas se necesita algún tipo de autorización. En ese sentido, están en la vereda filosófica opuesta a la mayoría de los usuarios de cripto.

Sin embargo, además de no ser permission less, una cadena de bloques privada tiene que negar el acceso a sus datos a todo aquel que no esté autorizado. Este modelo es el que con más seguridad se aplica en empresas que, por ejemplo, usan la tecnología para cuestiones logísticas.

En ese caso, las cadenas de bloques funcionan como un software más, sin ningún tipo de diferencia disruptiva más que abaratar ciertos costos.

Anterior artículo
Siguiente artículo

reward 0%