Volver al inicio
El caso Decentraland

Los videojuegos basados en blockchain revolucionaron el mundo gamer pero no solo por haber instaurado otro modelo económico. Además, el NFT gaming implica un nuevo paso para los videojuegos online, y abre la puerta a la masividad de la idea del metaverso, un espacio virtual social, creativo y económico que encontró en blockchain un terreno para expandirse.

Uno de los casos más evidentes es ‍Decentraland, una plataforma social de realidad virtual creada sobre Ethereum. Decentraland es un mundo virtual abierto donde se crean avatares, se interactúa con otros y se realizan tareas. Una parte central del juego es poder comprar parcelas (LAND) de ese mundo y construir en ellas. Estos terrenos digitales son NFT que quedan registrados en blockchain.

El caso Decentraland
Decentraland es una de las mayores experiencias de metaverso, donde los NFT aseguran la propiedad sobre la tierra digital.

MANA y LAND, los tokens de Decentraland

Para avanzar en Decentraland necesitás MANA, el token fungible del juego, que también podés comprar en Ripio y que además funciona como token de gobernanza. Con esos MANA, además de tomar decisiones dentro del ecosistema Decentraland, podés acceder a comprar una parcela digital o LAND, el principal NFT de Decentraland. Cada LAND identifica de forma única la propiedad de un usuario de Decentraland sobre su terreno.‍ Este NFT es al mismo tiempo tu lote en el metaverso, pero también "la escritura" de ese terreno.

Tu parcela en el metaverso

‍El metaverso es un entorno digital persistente. Una virtualización que visualmente puede llevarnos a pensar en los mundos online de los videojuegos. El metaverso es solo uno, pero puede contener diversas experiencias, distintos "mapas" o propuestas, en un mundo digital mucho más extenso que el de cualquier videojuego conocido, y sin límite de participantes.

Este espacio virtual 3D y en línea permite reemplazar o complementar muchos aspectos de la vida mediante un avatar. Para el usuario común, el metaverso se puede "pasear" a nuestro antojo, controlando nuestro personaje para interactuar, comerciar, trabajar, resolver problemas o divertirnos. Lo que queramos. Solo que todo eso ocurre en un entorno más vivo, inspirado en los videojuegos multijugador y en las redes sociales, y que además funciona de forma descentralizada, como las redes blockchain.

Anterior artículo
Siguiente artículo

reward 0%