Volver al inicio
El caso Uniswap

Uno de los proyectos DeFi más significativos es el exchange descentralizado Uniswap, que funciona de forma similar a cualquier exchange donde los usuarios pueden hacer trading entre pares, pero con una infraestructura descentralizada.

Lo positivo de dexes como Uniswap es que el control de los fondos siempre está en manos del usuario. Y que, además, debido a la gran base de usuarios y proveedores de liquidez de la plataforma, cada vez hay una respuesta más rápida para los intercambios.

En los primeros tiempos de DeFi, se podían generar crisis de liquidez cuando los servicios no eran capaces de cubrir la demanda del mercado. Esto pasaba porque para los dexes era muy complicado tener disponibles las grandes cantidades requeridas cuando un token DeFi empezaba a dar buenos rendimientos y todos querían pasarse a él.

Hasta que en 2018 apareció Uniswap, que funciona en base a mercados automatizados de tokens ERC-20: con éste y otros dexes similares, la comunidad DeFi puede tradear con plazos y comisiones menores: tomar DAI y convertirlos a ETH, por ejemplo, o pasar de LINK a USDC. Además, Uniswap tiene su propio token, UNI, que es uno de los 10 más importantes del mercado.

Uniswap
UNI es una de las principales cripto del mercado, pero hay muchas otras con las que se puede operar en Uniswap.

Cómo funcionan Uniswap y otros dexes

‍Así como un usuario puede intercambiar sus cripto por otras en Uniswap (proceso conocido como "hacer swap" o "swapear"), todo el resto del ecosistema también. Incluso grandes proyectos con una gran cantidad de tokens para cambiar. Por eso, Uniswap tiene que poder responder a esa demanda para que cualquiera pueda cambiar sus criptomonedas.

Para ello, los dexes incentivan a sumar tokens y criptomonedas a un pool de liquidez donde se agrupan fondos. En el de Uniswap ni siquiera hace falta que todos pongan el mismo tipo de activo. Una persona puede poner Dogecoin, otra una stablecoin como USDT y otra incluso UNI, el propio token de Uniswap. Todo esto funciona por intermedio de smart contracts, sin que el usuario tenga que hacer nada. Por eso se conocen como mercados automatizados.

Estos pools de liquidez son algo parecido a "hacer una vaquita" de fondos disponibles, donde uno pone tanto, otro tanto, otra persona otra cifra y así. ‍Según el tipo de activo y la cantidad que se suma al pool, es la recompensa que se obtiene: el rendimiento. En ese sentido, es como depositar dinero en un plazo fijo cuyas condiciones están establecidas en smart contracts, y resultan transparentes e infalibles.

Hay varias formas de depositar ese dinero. Los dexes aportan disponibilidad de tokens y criptomonedas para el intercambio. Los protocolos de préstamos generan fondos para el sector. En ambos casos, en general se debe depositar la misma cantidad (en dólares) de un par de tokens, por ejemplo ETH y UNI.

El aporte a los pools en general da rendimiento en función de la cantidad de movimiento que se dé en el par. Esto significa que una parte de la comisión que se genera en los dexes como costo para tradear cripto se traslada a quien aportó fondos a ese pool. Si alguien pasa sus ETH a UNI, aquellos usuarios que hayan aportado liquidez al par ETH/UNI cobran parte de ese fee.

Mientras que hacer staking consiste en "bloquear" cierta cantidad de un token específico a cambio de un rendimiento o "interés". Es mucho más parecido a un plazo fijo, donde esa ganancia se da en función de cuánto tiempo dejamos depositados nuestros fondos. Tené en cuenta que el staking se puede frenar en cualquier momento, y cobrar el rendimiento hasta ese punto.

Anterior artículo
Siguiente artículo

reward 0%