Volver al inicio
Una breve historia

Las stablecoins son criptomonedas diseñadas para mantener un valor estable, lo que las diferencia de otras como Bitcoin, conocidas por la volatilidad de su precio.

La mayoría de las criptomonedas, como Bitcoin o Ether, son activos cuyo precio puede variar de forma abrupta pues obedecen, simplemente, a la oferta y la demanda.

Esto resulta muy atractivo para algunas personas, ya que gracias a esas variaciones de precio apuntan a ganar dinero. Pero también se puede perder mucho.

Las stablecoins surgieron para crear un activo que tenga todas las ventajas de una criptomoneda pero con un valor constante en el tiempo.

Dicho de otra forma: las stablecoins son una solución que encontró el mercado a la volatilidad de las criptomonedas.

Bitcoin vs stablecoins
Las stablecoins buscan resolver problemas de las criptomonedas como su volatilidad y escasa previsibilidad.

Breve historia de las stablecoins

En 2014 surgió Tether (USDT), con la idea de crear una moneda digital con todas las ventajas de una criptomoneda pero sin su volatilidad.

Para ello, la empresa Tether Limited propuso que por cada USDT disponible habría un dólar depositado en una cuenta bancaria de respaldo.

Pero esto tenía un problema fundamental: requería de la confianza de los usuarios en una empresa, precisamente cuando una de las bases de las criptomonedas es eliminar la necesidad de centralizar en un tercero la confianza, el poder de cálculo o la información.

Este modelo fue el único disponible durante cuatro años, y estuvo rodeado de controversias.

La empresa no pudo establecer un mecanismo de auditoría confiable, y varias investigaciones, entre ellas del gobierno de Estados Unidos, determinaron que Tether Limited estaba en estrecha relación con varios exchanges que ofrecían su token.

En 2019, la empresa admitió que por cada token en circulación existían solo 75 centavos de dólar de respaldo en efectivo. El resto está en otros activos financieros.

A raíz de esto, ganó terreno la necesidad de una stablecoin descentralizada, y Maker impulsó DAI, un proyecto más técnico y complejo, pero que logró su objetivo y además generó una creciente comunidad de desarrollos.

Por último, la aparición de USDC retomó la idea de Tether pero con una garantía extra: una auditoría externa permanente.

Anterior artículo
Siguiente artículo

reward 0%