Volver al inicio
El modelo DAI

DAI es un token montado sobre la red Ethereum cuyo valor se mantiene siempre en paridad 1 a 1 con el dólar estadounidense. De ahí recibe la etiqueta de stablecoin, criptomoneda estable o criptodólar.

Al igual que cualquier otra criptomoneda, DAI puede usarse para transferir valor, ahorrar o realizar pagos.

DAI funciona con el protocolo ERC 20, de Ethereum, que permite la creación de tokens fungibles (es decir, intercambiables).

Esto permite que todos los tokens sean iguales y, a la vez, que cualquier billetera conectada a la red de Ethereum sea compatible con DAI. Básicamente, si una wallet puede recibir ETH, entonces también DAI.

Para crear DAI es necesario inmovilizar otra criptomoneda, que queda bajo custodia del smart contract para garantizar el valor del DAI.

Si alguien quiere obtener 100 DAI a través del protocolo de Maker, tendría que dejar la suma adecuada en ETH en la dirección del contrato correspondiente, según la cotización del momento.

Al cierre de esta guía, el ETH orillaba los 400 dólares. De modo que si alguien quería conseguir 100 DAI (100 dólares), debía dejar una suma cercana a los 0,25 ETH.

En caso de querer recuperar ese ETH, se debería devolver la suma de DAI correspondiente.

El modelo DAI de stablecoins
DAI es una criptomoneda estable surgida de Maker, y cuyo precio está regulado por un smart contract.

Regulación de la paridad en DAI

La característica que distingue a DAI de otras stablecoins es que usa un mecanismo de compensación de su valor, en el que no interviene ninguna organización central.

En cambio, está regulado por un smart contract que ya tiene desde su origen escritas todas las variables que le permiten funcionar.

Así, los usuarios pueden estar seguros de cuál va a ser el comportamiento de la red según lo determine el contexto, pero sin intervención de personas, empresas o gobiernos.

Según la compensación programada, si el precio de DAI cae por debajo del dólar, se premia a los usuarios por retener sus DAI mediante una tasa de interés, y además sube el costo de crear nuevos DAI. De esta forma, se desalienta la emisión, se genera escasez y el precio vuelve a subir.

Si el precio del DAI sobrepasa al dólar, se da el proceso inverso. Se abarata la creación de nuevos DAI y se baja la tasa de compensación, lo que estimula la creación de DAI y baja el precio.

Sin embargo, quienes no participan del protocolo de Maker también pueden comprar DAI desde cualquier broker, como Ripio, sin ningún tipo de requisito previo ni tener que preocuparse por estos mecanismos de compensación.

Anterior artículo
Siguiente artículo

reward 0%