Volver al inicio
DeFi, finanzas descentralizadas

El ecosistema DeFi es un conjunto de herramientas, protocolos y plataformas que permiten intercambiar valor, tomar préstamos, obtener rendimiento y transaccionar tokens y criptomonedas de forma descentralizada. Son prestaciones similares a las del sistema financiero tradicional, pero que funcionan con mayor privacidad, seguridad y transparencia en un entorno blockchain.

Los servicios DeFi cuentan con protocolos y smart contracts que permiten automatizar su funcionamiento. Por eso, en DeFi no hay intermediarios como bancos, financieras o brokers. La interacción es entre usuarios y plataformas, o incluso directamente entre usuarios, lo que muchas veces mejora los costos y plazos de las operaciones.

Los distintos servicios DeFi toman en cuenta posibilidades de las finanzas tradicionales pero no las implementan de forma privada sino dejando un registro anónimo, aunque público, en la blockchain de base de ese protocolo. Por eso, todo lo que ocurre es claramente verificable sin comprometer la identidad ni la privacidad de nadie.

La forma en la que están diseñados los servicios DeFi les brinda algunas ventajas considerables respecto al sistema financiero tradicional:

  • Permiten operar de forma segura, privada y transparente, y sin ceder el control de los activos.
  • Están reguladas por smart contracts que permiten crear acuerdos y automatizar operaciones digitales que se realizan de forma predecible y clara.
  • Al no depender de bancos, financieras ni entes gubernamentales, los costos y tiempos de operación pueden ser menores.
  • Las comisiones, los rendimientos y el buen funcionamiento del ecosistema no se ven afectados por las políticas monetarias o económicas de ningún estado.

Qué se puede hacer en DeFi

Al igual que en las finanzas regulares, con DeFi se puede "depositar" cripto para generar un rendimiento, o "tomar prestados" tokens. También se pueden intercambiar criptomonedas de forma automatizada, sin necesidad de intermediarios, con interfaces simples y amigables.

La pieza clave de DeFi son los exchanges descentralizados o dexes, que permiten cambiar tokens de manera automatizada. Esto es muy importante en DeFi, donde la oferta de beneficios de un protocolo u otro puede cambiar con frecuencia y es importante poder conseguir liquidez de los tokens que mejor retorno o rendimiento, lo más rápido posible.

Los movimientos más habituales en el ecosistema de las finanzas descentralizadas son los de lending y borrowing: literalmente, prestar y tomar prestado cierto monto de criptomonedas o tokens.

Una de las posibilidades es aportar criptomonedas a un pool de liquidez, a una "pileta" donde otros usuarios cripto también vuelcan las suyas. A cambio se obtiene un token que representa ese monto, y un rendimiento extra cuando el pool "se mueve": cuando hay personas que operan con esos tokens y pagan comisiones.

Del otro lado, cuando alguien necesita tomar prestada cierta cantidad de un token o de una criptomoneda, puede solicitarlo de forma automatizada y ofrecer un colateral, un depósito por valor equivalente que se reintegra al devolver el préstamo y sirve como seguro de la operación.

Otro tipo de depósitos particular es el staking, que consiste en bloquear cierta cantidad de un token a cambio de un rendimiento, de forma similar a como funcionan para el usuario los plazos fijos. Los fondos pueden "dejarse ahí", generando rendimiento, o retirarse en cualquier momento.

reward 0%