Volver al inicio
Una vuelta por el metaverso

Uno de los espacios que se funden con el concepto de web3 es el metaverso. Una de sus definiciones más aceptadas es la de un "entorno digital persistente", es decir un espacio online que es una virtualización y que existe más allá de quién se conecte a él. En ese sentido, es algo como internet: hay una sola, siempre "prendida", pero integrada por muchos proyectos, productos, plataformas, servicios, empresas, juegos o comunidades diferentes.

Visualmente, la manera más común de describir el metaverso es como si fuera el ambiente 3D de un videojuego online. Esto es claro en experiencias exitosas como Decentraland. Pero el metaverso es muchísimo más grande que un mapa o un nivel de un juego, más grande que Decentraland o que cualquier proyecto similiar.

El metaverso puede tener -ya tiene- diferentes ambientes, comunidades, ciudades digitales... espacios o experiencias, cada una con su propio diseño, cultura y economía. Así como en internet se pasa de ver un video en YouTube a charlar con alguien en Telegram, luego a una reunión laboral vía Meet y a pagar cuentas en  MercadoPago, lo mismo pasa en el metaverso y también en la web3, aunque no son lo mismo.

En este entorno computarizado, inspirado en los videojuegos multijugador y en las redes sociales, se puede trabajar, jugar, comerciar, socializar, aprender. Algunas de esas cosas, o de sus comunidades e instituciones, además funcionan de forma descentralizada. Y se manejan con una economía cripto basada en tokens.

‍La importancia cripto en el metaverso

Los tokens y las criptomonedas funcionan en el metaverso como la forma de dinero principal, ya que todo se reduce a interacciones y operaciones digitales: el uso más evidente es que las cripto son las monedas por defecto del metaverso.

Los tokens no fungibles son otro elemento clave. Algunas experiencias de metaverso permiten usar NFT como avatares, pero también funcionan como pase de entrada a determinados eventos o como carnet de participación en cierta comunidad. Incluso hay algunos proyecto que permiten comprar una parcela en el metaverso, que se representa con un NFT.

El metaverso es un entorno puramente virtualizado, por lo cual la identidad cotidiana puede o no ser relevante. En ese sentido, los NFT y las herramientas para gestionar direcciones cripto y credenciales digitales son fundamentales, porque permiten validar derechos de propiedad, disponibilidad de fondos y hasta la identidad digital elegida.

reward 0%