Volver al inicio
Usos de los contratos inteligentes

Los contratos inteligentes permiten posibilidades muy amplias de usos concretos, desde los que se utilizan para crear nuevas criptomonedas (incluidas las stablecoins), hasta otros que permiten diseñar videojuegos o sistemas de gobernanza descentralizados.

Gracias a esta funcionalidad, Ethereum se convirtió en una red de infraestructura para todo el ecosistema cripto. Y las posibilidades sólo están restringidas por la capacidad de los desarrolladores de poder traducir procesos concretos al lenguaje de Ethereum.

Criptomonedas

Uno de los primeros usos ampliamente difundidos de los contratos inteligentes fue la posibilidad de crear nuevas criptomonedas con una simpleza fuera de lo común. Esto es posible gracias al protocolo ERC-20, que simplifica y estandariza la creación de tokens en la blockchain de Ethereum.

Antes de la existencia de Ethereum, si alguien quería crear una nueva cripto era necesario que escribiera toda una nueva blockchain, que hiciera un fork de la existente; o bien que la criptomoneda estuviese integrada a la blockchain de Bitcoin, una tarea para nada fácil.

Ethereum trajo la posibilidad de crear nuevas criptomonedas, aseguradas en su blockchain con apenas escribir un contrato inteligente, y con el estándar ERC-20 garantizando el funcionamiento y la interoperabilidad.

Esto dio origen a una pequeña “fiebre del oro” bajo la modalidad de ICOs (Initial Coin Offering), un método que unía el lanzamiento de una nueva criptomoneda a un sistema de venta previa tipo “crowdfunding”.

Stablecoins

A este tipo de criptomonedas les dedicamos una guía entera, dada su importancia actual en el ecosistema. Podés leerla acá para sacarte todas las dudas.

Para resumir, las stablecoins son un tipo de criptomoneda cuyo precio se mantiene siempre asociado al de otro activo, por lo cual se las considera “estables”.

Las más conocidas son las que tienen paridad uno a uno con el dólar estadounidense, como DAI o USDC, también conocidas como criptodólares. Aunque también existen otras, como PAX Gold, que mantiene su estabilidad ligada al valor de la onza de oro.

Todas estas criptomonedas funcionan a base de contratos inteligentes alojados en la blockchain de Ethereum y bajo el estándar ERC-20.

Usos de los smart contracts o contratos inteligentes
Ethereum brinda la infraestructura para múltiples desarrollos, desde videojuegos a stablecoins y coleccionables.

Videojuegos

Con Ethereum, la posibilidad de crear tokens únicos digitales dio origen al diseño de videojuegos con objetos coleccionables e intercambiables.

En lugar del ERC-20, muchos de estos juegos usan otro protocolo, el ERC-721, que permite la creación de tokens no fungibles.

La diferencia entre un token fungible y uno no fungible es que estos últimos representan objetos con características únicas (una escritura o la patente de un auto), mientras que los primeros representan objetos con características idénticas (todos los billetes de 1 dólar).

Por ejemplo, un token de DAI es igual a todos los demás tokens de DAI. Por el contrario, cada gatito de blockchain del juego CryptoKitties es único e irrepetible.

Esto abrió la posibilidad de que, en los videojuegos, cada ítem coleccionable pueda ser transferido a billeteras compatibles con Ethereum, creando así un mercado de ítems digitales coleccionables.

En CryptoKitties, los usuarios pueden criar gatos, cruzarlos y tener crías con diferentes características de pelo, ojos, color y tamaño. Otros videojuegos que usan esta tecnología son Gods Unchained, con cartas digitales intercambiables al estilo Magic: The Gathering; y Decentraland, un mundo de realidad virtual con un token propio, donde cada usuario puede comprar una parcela en ese mundo y construir lo que quiera.

Esta modalidad llegó incluso al mundo del fútbol y las figuritas. El juego Socios.com te permite coleccionar jugadores de equipos de todo el mundo, armar tu plantel y jugar partidos. Además, esos coleccionables se pueden vender y cuentan con licencias oficiales de equipos como Barcelona, Juventus y el Independiente argentino.

Hasta la multinacional Panini, la principal creadora de álbumes de figuritas del mundo, lanzó su propio sistema de coleccionables basados en blockchain.

Gobernanza

No menos importantes son los contratos inteligentes que permiten crear organizaciones de gobernanza.

Por caso, The DAO fue un intento de poner el control del contrato inteligente en manos de los usuarios. De esta forma, quienes tuvieran cierta cantidad de tokens podían decidir qué dirección tomaría el proyecto.

Pero a raíz de una vulnerabilidad que obligó a toda la red de Ethereum a hacer un hard fork, el proyecto DAO quedó en la ruina.

Sin embargo, la idea original aún subsiste en otras criptomonedas. Como la stablecoin DAI, creada por la organización MakerDAO. Aquellos que tengan en su poder el token de Maker (MKR) pueden tomar decisiones respecto del proyecto, mediante un sistema de votación descentralizado.

Anterior artículo
Siguiente artículo

reward 0%